jueves, 1 de julio de 2010

Di "NO" al plagio

Esta tarde, visitando varios blogs, me he encontrado con algo que me ha puesto los pelos como escarpias. Soy consciente de que no vivimos en un mundo idílico y perfecto donde nos respetamos los unos a los otros, pero aun así estas noticias siempre consiguen sorprenderte de un modo muy desagradable, más si cabe cuando piensas que eso mismo podría sucederte a ti en cualquier momento.
Me estoy refiriendo al plagio, visto desde cualquiera de sus vertientes. En este caso, el plagio de una obra literaria. Más concretamente, un poema.
Al parecer, ésta no es la primera ni la segunda vez que la perjudicada ha sido objeto de tal agravio pero, gracias a Dios, siempre hay gente dispuesta a echar una mano para solventar en el menor tiempo posible tal desfachatez, así que cuando esta noticia ha llegado a mí, he comprobado con satisfacción que “el problema” ya se había resuelto. Aun así y por mi parte, no quiero dejar pasar de lado todo esto sin aportar antes, aunque sea, un pequeñísimo grano de arena para que esto no vuelva a suceder. 

Cuando ocurren estas cosas, no sólo se vulnera la propiedad intelectual, considerado delito se mire por donde se mire, sino que además surge en el agraviad@ una impotencia y una rabia desmedida tal que ni siquiera me puedo imaginar cómo se debe sentir esa persona. Que alguien se quiera lucrar, ya sea económicamente o con simples halagos inmerecidos, de la originalidad de los demás, me parece de un comportamiento execrable, y nadie con un poco de moral debería fomentar ni excusar (como en este caso ha ocurrido) tales acciones. 

La autora, Mary Heathcliff, ha creado desde su blog un premio, “Soy original”, como respuesta frente al perjuicio que ha sufrido en sus propias carnes. No se trata simplemente de otro premio más, premios divertidos como los que solemos recibir todos los blogs por parte de nuestras amig@s blogger@s (desde aquí reitero mi más sincero agradecimiento a todas las amigas que me han otorgado uno de ésos. Es un honor que alguien piense en ti en esas circunstancias, y por mi parte yo atesoraré todos y cada uno de ellos como un bien muy preciado, ya que me los han concedido desde el corazón). No, este premio es una campaña para concienciar al mayor número de personas posible y denunciar una conducta ignominiosa que dice muy poco (o mucho) de la gente que la secunda.


Haciéndome eco de tal iniciativa, desde aquí hago un llamamiento generalizado para propagar esta noticia, para censurar dichas acciones y para denunciar los hechos con todos los medios que estén a nuestro alcance si, en algún momento de nuestra vida, nos encontramos en esta desagradable tesitura, ya sea porque nos ha sucedido a nosotros mismos o a alguien de nuestro entorno.
Algún día esto te puede pasar a ti.

5 comentarios:

Sara López Moreno dijo...

Es muy triste que tengamos que recurrir a estas reivindicaciones supuestamente ganadas hace tiempo, pero el mundo no es perfecto y siempre habrá sanguijuelas dispuestas a alimentarse de otro.

Un buen post. Y un buen blog.

Saludos,
Sara.

Chus Nevado dijo...

Esto será una lucha constante, pero no hay que dejarse vencer por esas "personas" que no tienen ni un gramo de originalidad, que todo su peso consiste en mezquindad, falta de moral y respeto hacia los demás.

Gracias por pasarte por mi blog, Sara. Espero verte más veces por aquí.

Mary Heathcliff dijo...

Hola Chaus
Muchas gracias por este post y muchas gracias por tus palabras de ánimo, afecto y reflexión sobre este horrible hecho del plagio, que como dices a todos nos puede llegar. Poco a poco, y con la maravillosa ayuda de gente tan linda como tú vamos creando una ola de consciencia que se meta en cada persona y evite que esa plaga se propague. Muchas gracias de nuevo y besos.

Yolanda Quiralte dijo...

Ufff, es que esto del plagio me pone nerviosísima, porque ya me diréis vosotras para qué si luego se sabe!!.
En fin, como decía en mi blog, sólo los mediocres copian, y copian de lo mejor, así que no es que nos sirva de consuelo pero...
Mary, lamento mucho lo que te ha pasado, de verdad, y si puedo colaborar en algo, me lo decís. De momento tu premio, está colgado en mi blog.
Un abrazo

Ana R. Vivo dijo...

la verdad, es que no sé qué satisfacción personal puede encontrar una persona en copiar a otra, porque en el fondo debe reconocer que si tiene que copiar es que no le llega ni a la suela de los zapatos. Estoy con todas vosotras, yo también condeno al plagio. Un beso, Ana.