miércoles, 5 de enero de 2011

Noche de Reyes



Esta noche será mágica. La noche más mágica de todo el año, tanto para los niños como para los que ya no somos tan niños. ¿Quién no le ha pedido un regalo, alguna vez, a los Reyes Magos?

Es una tradición ancestral, arraigada en nuestras costumbres y en nuestro intelecto desde que tenemos uso de razón (e incluso antes, jejejejeje). De hecho, ¿quién no ha oído nunca hablar de ellos?

Independientemente de si eres creyente o no, hay que reconocer que esta tradición ha llenado y llena de ilusión a multitud de personas, grandes y pequeñas, de toda raza y condición. La noche del 5 de enero, cuando se cierran nuestros párpados, éstos lo hacen temblorosos y esperanzados ante la perspectiva de lo que está a punto de ocurrir, y a la mañana siguiente, cuando nos despertamos (o nos despiertan al grito “¡han llegado los Reyes Magos!”), tenemos, aunque sea sólo por un día, un dulce aliciente para levantarnos de la cama.

Nunca se sabe con certeza qué pueden traerte. De hecho, podemos pedir muchas cosas, aunque yo os voy a ser sincera. El mejor regalo, el que desearía que llegase a todas las casas del mundo, no es nada material. Se trata de un regalo intangible, algo que no se puede ver ni tocar pero sí se puede sentir. Algo perdurable en el tiempo: FELICIDAD. 

Creáis o no, cuando os despertéis mañana por la mañana pararos un momento a pensar. Puede que vuestro salón esté inundado de presentes, o también puede que se encuentre vacío. Sin embargo, el mayor regalo de todos no irá envuelto en un papel de bonitos colores ni podréis lucirlo con orgullo delante de todos vuestros conocidos, pero si observáis con detenimiento, sí que podréis verlo reflejado en la sonrisa del que tenéis delante y, por qué no, en vuestra propia sonrisa. 

Cuando era pequeña, mi madre me recitaba unos versos que, a pesar del paso del tiempo, llegaron a quedar grabados a fuego en mi alma, en mi mente y en mi corazón. Os advierto que no son tan alegres como se esperaría en un día como hoy, pero si analizáis su trasfondo, quizás descubráis una llama de ilusión, un canto a la esperanza. Las cien primeras veces que yo lo escuché, también pensé que era una historia muy triste, pero ahora que lo miro con perspectiva, he llegado a entender el significado de esas palabras. Me gustaría compartirlo con tod@s vosotr@s y, después, que saquéis vuestras propias conclusiones. 

Noche de Reyes, pequeñín Santiago.
¡Qué contento está el niño, pequeñín Santiago!
Le brillan sus ojos venturosos y le tiemblan las manos.
Ha pedido a los Reyes un hermoso caballo
que trote por caminos y por campos.
Su madre está malita, muy malita en su camastro.
Violetas son sus ojos, violetas son sus labios.
El niño entra corriendo, venturas y radiando.
-¡Mamá, mamaíta! ¿Has visto a los Reyes Magos?
-Mi niño, mi tesoro –dice ella suspirando-,
-¿no ves, hijo mío, que el cielo está muy alto y no hay nadie?
-¿Por qué no? –dice el pequeñín Santiago.
Las estrellas ya juegan a los dados.
-¡Vecinas, que me muero, cuidad de mi pequeñín Santiago!
-Adiós, hijo del alma, me voy al cielo, encanto.
-Pues si te vas, mamaíta, dile a los Reyes que me traigan mi caballo.


Mamá, papá, si me estáis viendo desde ahí arriba, quiero que sepáis que los Reyes me trajeron ese caballo blanco, y es el que me está ayudando a recorrer los tortuosos y a veces complicados caminos de la vida. Gracias.

Feliz Noche de Reyes para tod@s.

9 comentarios:

Yolanda Quiralte dijo...

Ay Chus, que me he puesto a llorar con esto que has escrito. Sabes que estána tu lado llenos de orgullo al ver cómo su niña, se ha convertido en la mujer más fantástica. Un abrazo

Chus Nevado dijo...

Yolanda, pues ésa no era mi intención, de veras. Nada de lloros: hoy es un día de ilusiones, y mañana un día de alegrías y sonrisas.

Un beso enorme

Mamen (LadySith) dijo...

¡Boba! Ya me has emocionado... Estoy con Yolanda: fijo que desde alguna estrella te están mirando y están orgullosos de ti, como lo estamos todos nosotros. Ójala no perdamos nunca esa ilusión.
Mil besos, preciosa.

Chus Nevado dijo...

Mamen, si no tuviésemos ilusiones, ¿cuál sería el motor que movería nuestras vidas?

Mil besos para ti también

Anna ( blog princesa) dijo...

Feliz dia de reyes.
Ojala mañana tengas una bella sonrisa en tu cara. Que hermosas palabras guapa y que hermosos deseos para una noche magica.

Besos y feliz dia

Chus Nevado dijo...

Anna, muchísimas gracias por tus palabras. Yo te deseo exactamente lo mismo.
Feliz noche mágica.

Noelia Amarillo dijo...

ains... mi niña, me has llegado al alma.

feliz noche de reyes.

Chus Nevado dijo...

Feliz noche de Reyes para ti también, Noelia.

Cuca dijo...

Igualmente con muchíiiisimo retraso.
A mí también me has hecho llorar como tú sólo sabes.
Un beso enorme