lunes, 28 de febrero de 2011

Crónica de una presentación muy esperada: No mires atrás, de Ana R. Vivo

El 24 de febrero de 2011 fue un día esperado durante muchísimo tiempo. Tanto, que podemos hablar de años, exactamente los mismos que han pasado desde que conozco a Ana. Me refiero a Ana R. Vivo, autora de la novela No mires atrás, que ya está en librerías. Para mí, es simplemente Ana, una buena amiga que desde un principio me sorprendió en diferentes aspectos, aunque el más relevante fue su marcada vena prolífica. Tiene en su haber más de ocho novelas escritas, pero el motivo de esta entrada se centra en la presentación de su “ópera prima”. 

Sobra decir que me llenó de alegría enterarme de su publicación. Desde que leí por vez primera uno de sus manuscritos, estaba convencida de que alguien acabaría por descubrir su talento, y eso sólo ha sido cuestión de tiempo. Ya le dije hace mucho que, cuando llegase ese día, nada ni nadie me impediría acudir a la presentación de su primera novela, y como una tiene la manía de cumplir siempre sus promesas, allí que estuve, para apoyarla y alegrarme con su alegría mientras disfrutaba de ese momento mágico en el que se presentaba en sociedad a su retoño.

Llegué a Albacete casi a la una de la tarde, y allí ya estaba Ana, junto a su marido, esperándome en la estación de autobuses. Fue el principio de un día muy emocionante, porque no me reencontraba sólo con una amiga, sino con otras dos más que much@s de vosotr@s también conocéis. Más adelante sabréis a quiénes me refiero.

Aunque el rostro de Ana mostraba una aparente calma, sus ojos decían todo lo contrario: nervios, ansiedad, algún que otro miedo enfocado al resultado de esa presentación… vamos, lo normal. Lo mejor, en ese caso, sería mantenerla entretenida, para que así pudiese olvidar, al menos durante un rato, sus temores, por lo que comenzamos una charla incesante que duró todo el día (y buena parte de la noche, jejeje).

Llegó la hora de comer y ¿dónde nos fuimos? Pues al mismo lugar que serviría como escenario de dicho encuentro: a El Corte Inglés. En la puerta del centro comercial nos estaba esperando otra amiga que, además, era una de las dos maestras de ceremonia: Menchu Garcerán, autora de El viaje del presidente (editorial El Maquinista) y La fórmula deseada (ganadora del V premio Terciopelo, cuya publicación verá la luz en escasos meses bajo el sello Terciopelo).

Besos, saludos, risas… Nada más entrar, nos encontramos de frente con un cartel que anunciaba la presentación del libro. Cómo no, no podíamos irnos de allí sin fotografiarnos junto a dicho cartel, pero éramos conscientes de que está terminantemente prohibido hacer fotos allí. Sin embargo, eso no nos detuvo. Le pedimos permiso a la vigilante de la entrada y, tras explicarle que estábamos junto a la autora, ella, muy amable, hizo unas cuantas llamadas para confirmarnos el permiso (de cualquier modo, aunque no hubiésemos obtenido autorización, hubiésemos seguido haciendo la foto, jajaja).

La comida se alargó horas, pero es que no podíamos dejar de cotorrear mientras nuestros platos, abandonados, clamaban porque les hiciésemos un poco de caso. Nada más pedir los cafés, apareció la segunda maestra de ceremonias, otra amiga y magnífica escritora: Mar Carrión, autora de Bajo el cielo de Montana y Decisiones Arriesgadas (ambas de la editorial Terciopelo). 

Como comprenderéis, aquello se convirtió en una auténtica fiesta. Siempre es un placer ver a las amigas, pero también es un honor compartir charla con tan excelentes escritoras, mucho más cuando esa conversación no dejó de versar sobre el tema que tanto nos apasiona: la escritura de novela romántica. Espero que me perdonéis, pero voy a hacer un pequeño apunte, saliéndome un poco del tema principal de esta entrada, la presentación de No mires atrás de Ana R. Vivo, para contaros una impresión particular. Hubo un momento, cuando estábamos las cuatro compartiendo una animada charla en la cafetería Valor frente a nuestros respectivos cafés, zumos y demás, que me hizo especial ilusión. No sé si habréis visto una serie de TV titulada “Castle”. Bueno, pues yo, rodeada de esas tres mujeres, me sentí como el protagonista de esa serie, Rick Castle (aunque salvando las distancias y las comparaciones, por supuesto, jajaja), cuando se reúne con otros tres compañeros escritores para jugar sus partidas de póker y, entre mano y mano, se dan respectivos consejos para mejorar sus novelas. En serio, ese recuerdo lo guardaré siempre.

Se acercaba la gran hora, así que decidimos volver a El Corte Inglés para tomar posiciones: Ana, Menchu y Mar en la mesa, y yo tras mi sempiterna cámara de vídeo (y la cámara de fotos, que una abarca todo, jejeje). El salón de usos múltiples estaba vacío, pero no os engañéis: todo el mundo se estaba tomando algo en la cafetería. A los diez minutos, la sala se llenó y muchas personas tuvieron que quedarse en pie durante toda la presentación. Primer miedo de Ana, superado: aquel lleno absoluto fue un éxito total.

Y empezó la presentación. Víctor, el responsable de relaciones públicas de El Corte Inglés, dijo unas palabras para presentar a la autora. Acto seguido, le pasó el relevo a Menchu Garcerán. Fue ella quien rompió el hielo, arrancándose a contar cómo se conocieron gracias a un foro de novela romántica y a su amor por la escritura. Menchu, literalmente, se emocionó, pero se emocionó tanto que tuvo que pasarle el micro a Mar a fin de evitar las temidas lágrimas, no sin antes comentar la publicación accidentada de No mires atrás, a causa de los retrasos que sufrió, así como la próxima publicación de la segunda novela de Ana, El hombre solitario. 

Mar Carrión comenzó su speech centrándose en el resumen del libro. Pero lo hizo de un modo especial, porque se curró una presentación realizada con una combinación de varias reseñas, recopiladas por diferentes webs, todas ellas muy positivas. Después formuló a Ana diferentes preguntas, tales como las razones que la llevaron a escribir novela romántica, novela de suspense y una ambientación centrada en EEUU, así como el origen de su inspiración, el porqué de su gusto por dotar a sus libros de una continua tensión sexual…

Menchu Garcerán se centró en las cuestiones relativas a la documentación, el proceso a seguir para no dejar ningún hilo suelto en una novela de suspense como ésta, el origen de su amor por la novela romántica, las manías que puedan llegar a darse cuando la autora se enfrenta al reto de la escritura, si un escritor nace o se hace, qué es lo que más le cuesta plasmar en papel…

Ambas moderadoras combinaron a la perfección las preguntas realizadas, abarcando todos los temas que a cualquier lector nos hubiese gustado formular. Siempre con una sonrisa de oreja a oreja y un cierto deje de orgullo y emoción, por ser ellas las encargadas de presentar el primer libro publicado no sólo de una autora, sino además una buena amiga, llevaron el hilo de toda la conversación de una forma magistral. 

Ana respondió a todas esas preguntas de un modo impecable, aunque hay que reconocer que estaba muy seria, sobre todo al principio. En la presentación nos contó muchas cosas sobre ella y su libro, tantas que estoy segura de que me olvidaré mencionar alguna. Las novelas de la autora no se centran únicamente en el género de suspense -aunque es con éste con el que se siente más cómoda-, sino que además es capaz de atreverse con histórica, paranormal, aventuras… eso sí, prefiere que estén ambientadas fuera de España, ya que de esta forma tiene más libertad de movimientos a la hora de permitirse ciertas licencias. Sin embargo, aquí debo hacer un apunte, dado que una de las primeras novelas de Ana transcurre en España y, para más inri, es histórica. Vamos, que la autora se atreve con todo.

Explicó que le gustan que ambos protagonistas posean un carácter fuerte, y ése es precisamente el truco para lograr el equilibrio, sobre todo en esta novela. Diana, la protagonista femenina de No mires atrás, posee un carácter complicado debido a sus circunstancias particulares, así que la fórmula que tuvo la autora para que no se “comiese” a su partenaire masculino consistía en un tira y afloja que se adaptaba a cada escena. Si ella elevaba la voz, Hugh lo hacía más, pero si por el contrario Diana se tranquilizaba, él se ponía a su altura. Todo esto, aderezado con una fuerte tensión sexual que se manifiesta desde el mismo momento en el que se conocen, consigue dotar al argumento de una consistencia muy atrayente y adictiva para el lector.

Nos confesó que su primer contacto con la novela romántica lo tuvo a la tierna edad de trece años, momento en el que cayó en sus manos un libro de Barbara Cartland, cuando iba a intercambiar libros de su madre –mayoritariamente del oeste y novela negra- a una librería de Albacete. Ése fue, para ella, el principio de todo. Cuando se dio cuenta de que su imaginación iba más allá de lo que leía, que podía inventarse un argumento y que el desenlace fuese tal y como ella quería, comenzó a escribir para sus amigas. Palabras textuales de Ana, “quizás yo inventé la idea de los foros tal y como funcionan ahora, donde algunas autoras cuelgan sus historias por fascículos”, ya que escribía las escenas en las clases de Historia o Religión y después, en el recreo, se las leía a sus amigas. Hasta que la pillaron y le quitaron la libreta. Una verdadera pena… ahora que caigo, se me olvidó preguntar a Ana: ¿pudiste recuperar tus escritos o las monjas se los leyeron y después los quemaron, jajajaja?

Ana nos contó que su proceso de documentación es como el de muchas otras autoras, a base de internet. Sin embargo, cuando aún no se estilaba este método, ella hizo buen uso de las enciclopedias (imaginaos desde hace cuanto tiempo lleva escribiendo…). No sigue un orden lógico para escribir, no confecciona ningún esquema previo –algo que pondría los pelos de punta a muchos profesores de escritura creativa-, sino que la historia surge día a día en su cabeza, hasta tal punto que puede llegar a tener escrita más de la mitad de una novela y aún no saber quién va a ser “el malo”. Eso sí, desde el principio se crea un archivo llamado “mis cosicas”, que le sirve para recordar los diferentes temas que va dejando pendientes en un argumento y así, al final, resolverlos todos y no dejarse ningún cabo suelto. Comienza con la invención de un título, después busca una localización y acto seguido comienza a desarrollar a los personajes. Lo que viene después, no lo sabe ni ella hasta que llega el momento de escribirlo. Eso sí, nos confesó que lo que más le cuesta escribir, con diferencia, es el prólogo y el epílogo.

Una anécdota graciosa de la autora es que ella, para escribir, necesita mucho ruido y jaleo a su alrededor –nunca podrá darle suficientes gracias a la existencia del fútbol, jajaja-. Además, sus mejores momentos de creatividad transcurren cuando está fregando los platos, aunque ahora, con la existencia del lavavajillas, tendrá que buscarse otra ocupación “generadora de creatividad”. Menchu le sugirió la plancha. ¿Será ésa su particular fórmula deseada, jejejeje?

Respecto a la pregunta de si un escritor nace o se hace, ella afirmó, categórica, que nace. De hecho, se calificó a sí misma como una “cuentista”, y extendió ese apelativo a la generalidad de autores. La imaginación no es algo que se pueda aprender, se tiene o no se tiene, aunque el estilo sí que se puede educar.

Por último, recalcó que el título No mires atrás no es un título sin más. Tiene su significado en el argumento de la novela, porque es lo que le aconsejan que haga a la protagonista, pero más importante que esto, es que tiene una gran importancia en la vida real de Ana. De hecho, es su máxima: “nunca hay que mirar atrás”. Y ella nunca mira atrás. 

Segunda prueba de Ana: superada. Ella tenía miedo a quedarse en blanco, a contestar de modo muy sucinto a cada pregunta que le formulasen, pero la verdad es que la presentación se desarrolló en forma de una conversación muy fluida. Vamos, como lo que era: una charla entre amigas.

Hubo algunas preguntas por parte del público, aunque más que preguntas fueron comentarios muy positivos sobre la novela y, después, llegó el momento de la firma de libros. Yo creo que, aún hoy, a Ana le tiene que estar doliendo la muñeca de firmar tantos ejemplares. Se me olvidó hacer una foto de cómo quedó la torre de libros expuestos por El Corte Inglés después de la presentación, pero os puedo asegurar que bajó de un modo considerable. Y mientras la autora estampaba su rúbrica, nosotras tuvimos un ratito más para conversar, sobre todo con Moruena Estríngana, autora de El círculo perfecto (editorial Ambar), que tampoco se quiso perder la presentación de Ana.

Como veréis, la presentación fue todo un éxito, y los miedos previos de la autora, completamente infundados. En realidad, se ha convertido en un momento muy emotivo para atesorar y recordar en el futuro, tanto por parte de Ana como por todos los que estuvimos allí disfrutando de ese día. Y para que nunca que se olvide (aunque sé que esto no va a suceder), me traje de Albacete una prueba gráfica más, aparte del vídeo y las fotos. Me refiero a un ejemplar del periódico “La tribuna de Albacete” del día 25 de febrero de 2011, donde hacen mención a la presentación que tuvo lugar el día anterior.
Por mi parte, no me queda más que agradecer a Ana la acogida que me dispensó en todo momento, desde el hecho de haberme dado asilo político en su casa hasta los momentos tan gratos que pasé en su compañía y en la de Menchu y Mar. Muchas gracias a las tres, petardillas mías. También querría darle las gracias a Luis, el marido de Ana, porque es todo un caballero, y a Isa, la hija de Ana, que me ha facilitado todas las fotos que realizó para poder elaborar, como se merece, la crónica visual que a continuación podréis ver en forma de vídeo. Por último, también me llevo el recuerdo de Suka, Kira y Tara, sus mascotas. Nada ni nadie me han lamido con tanto énfasis los pies descalzos, ni me han provocado unas cosquillas tan divertidas. 

Gracias a tod@s.


13 comentarios:

Victoria Hyde dijo...

¡Vaya peazo crónica! Y después me dices a mi...

Tengo que decir que me ha encantado. Por un lado se notaba el cariño con el que escribías cada una de las frases y, por otro, me ha dado la sensación de haber estado allí y al mismo tiempo, de querer haber estado.

Ya le tenía ganas a este libro... pero ahora seguro que caerá.

menchu dijo...

Magnífica crónica Chus. He vuelto a revivir cada momento.
Con repecto a la emoción, tu también la sentías petardilla, pero tú no tenías que hablar a una sala llena de gente. De todas formas quedó patente lo que Ana significaba para mí ¿verdad? pues de eso se trataba, de decir que es una gran amiga que ha conseguido su sueño y que yo he vivido a su lado casi todos lo pasos.
Con respecto a la sugerencia de planchar para inspirarse, no es que sea mi método favorito, yo también pienso mejor cuando friego o cuando cocino, pero es que la plancha es una de las tareas a las que aún no le han inventado una máquina-robot para que planche por nosotras.
Muchísimas gracias por tus palabras y muchísimas gracias por tu compañía, sabes que fue un inmenso placer compartir comida, café, zumos y nervios contigo. Espero poder repetirlo muy pronto.
Un beso.

Por cierto, no consigo ver el vídeo, voy a intentarlo de nuevo.

Mamen (LadySith) dijo...

¡Ohhhhhhhhhhh! Si antes estaba muerta de la envidia, ahora lo estoy aún más...
Me alegro que todo saliera perfecto, y siento no haber podido estar allí para acompañaros.
Besotes

Chus Nevado dijo...

Ufffff, hacía años que no escribía una crónica en condiciones, y tenía miedo de haber perdido la práctica y dejarme cosas en el tintero... y algunas se quedaron, pero es imposible contarlo todo. Para mí fue todo un placer haber estado allí, y por esa razón quería contaros todo lo que sucedió, para que un pedacito de vosotr@s también participase de ese evento.

Besos

Yolanda Quiralte dijo...

Jo qué crónica tan bien hecha¡¡¡ Qué bien que tuvo que estar la presentación. Enhorabuenaaaaaaaaaaaaaaaa a ti por la crónica , a Menchu y a MAr por la presentación y a Ana, por la novelaza. OLÉ

Chus Nevado dijo...

Pues sí, Yolanda, la presentación fue estupenda. ¡Y estoy segura de que es la primera de muchas más!

Besos

María del Pilar dijo...

La crónica te ha quedado genial, me quedé con ganas de ir.

Un besazo.

Mar Carrión dijo...

Chus, a esta crónica no le ha faltado ni una coma, no puede ser más completa y me ha encantado leerla para volver a recordar cada momento de ese día. SI es que cuando nos juntamos, es como si hubiera magia. Lo digo en serio. La presentación de Menchu, las jornadas RA, la presentación de Ana... firmaría ahora mismo porque estas reuniones nuestras se repitieran con más regularidad, es un placer enoooooooooorme estar con vosotras!!!!

Un besazo Chus por tu maravillosa crónica :)

Ana R. Vivo dijo...

¡Qué pedazo de crónica!

Ainssssss y yo sin poder leerla hasta ahora.
No te has olvidado de nada, ¡madre mía! ha sido revivirla desde el principio, tanto es así que como yo no sé hacer crónicas te la voy a robar, jajajaja.
Chus, fue un placer pasar este día tan especial en tu compañía y que sepas que nos fuimos a dormir porque Luis se me quedaba pasadico en el sofá esperándonos, jajajja, pero por nosotras habríamos estado hasta el amanecer.
Por otra parte me alegró muchísimo encontrarme con Moruena y poder compartir esos momentos con ella.
¿Y qué decir de mis madrinas, Menchu y Mar?...
Que un poquito más y nos ponemos a llorar allí mismo, ante todo el mundo, pero es lo que hay. MUCHA COMPLICIDAD ENTRE UNAS AMIGAS QUE COMPARTEN TU FELICIDAD, TUS NERVIOS Y TUS ILUSIONES CUMPLIDAS.
Sé que las mayúsculas son "malsonantes" pero no lo puedo expresar de otra manera.
Un besazo enorme, Ana.

AiKo (Merche Diolch) dijo...

Buenísima crónica, sólo con leerla y ver, después, el vídeo, se puede apreciar cada detalle de la presentación.
Se palpa que disfrutasteis del día :D

menchu dijo...

Ya me enteré de que estuvísteis hasta las tantas cotorreando. Si es que había mucha adrenalina como para irse a dormir.

Maria Urbiola dijo...

No tenía ni idea de estas novedades. Tengo muchísimas cosas que poner al día. Intentaré ponerme a ello.

Un beso enorme.

Chus Nevado dijo...

¡María, qué alegría que te hayas pasado por aquí! Por ponerte al día, no te preocupes, que entre todas te ayudamos y lo hacemos enseguida ;))))

Miles de besos